RAMON RUBIN_ CUENTOS MESTIZOS biografía

Biografía:

Ramón Rubin, nació en Mazatlán el 1912. Empezó en el mundo de la literatura a los 15 años, escribió “redacte”.

Entre 1935 y 1939 publico cuentos en revista de revistas.

En 1938 viajo a Chiapas por mucho tiempo y 11 años mas tarde escribió El callado dolor de los tzotziles, su primera novela que ha sido considerada por los críticos como una obra fundamental de nuestra narrativa indigenista. Esta novela no se limita hacer descripción superficial, se basa en un drama genuino.

Ramón Rubin es autor de treinta libros, la mayoría son difíciles de conseguir por que fueron publicados en editoriales pequeñas, ya desaparecidas o en ediciones de autor.

OTRA INFORMACION

RAMÓN RUBÍN Biografía

No fue un indiano típico. Su padre fue hijo de unos campesinos de Vidiago que emigró a México con trece años, llamado por dos tios solteros que se habían enriquecido en el comercio de Mazatlan. Fue acompañado en su viaje por su hermano, Juan, de once años. Los tíos, considerándolos demasiados jóvenes, los enviaron a California, a estudiar en un colegio de jesuitas, en el que estuvieron cuatro años. Entonces, los dos tíos regresaron a España, dejando al empleado mayor, el vasco José Elorza, al cargo del negocio. Éste, para asegurar su parte en la herencia, se casó con la única hermana de los dos principales. El padre de Rubín también volvió a España para ver el modo de que no toda la herencia pasara a Elorza, y aprovechó para recorrer Europa, siendo impresionado por la lucha de los holandeses para ganar territorio al mar. Intentó hacer lo mismo en San Vicente de la Barquera, desecando la ría de Peñacandil. El negocio fue una ruina por lo que volvió a México para alcanzar algún acuerdo con Elorza, que se había convertido en su tío político. El negocio había pasado a llamarse Casa Elorza, frente a la denominación anterior de los tios, Casa Támez Hermanos. El padre de Rubín fue administrador de Casa Elorza. En 1910 se casó con Elena Rivas, hija de un diputado de Mazatlan. Cuando estallo la Revolución Mexicana, en 1912, Rubín padre regreso a España, retornando a la marisma de San Vicente de la Barquera, que ya estaba saneada y podía ser dedicada a cultivos diversos.

Ramón Rubín curso el bachillerato en el colegio de agustinos de Llanes. En 1929 regreso a México. Por aquel entonces, el PRI ya estaba en el poder. Rubín sintió desde niño la llamada a la aventura. De niño leía a Emilio SalgariRobinson CrusoeEl seno de la esperanza es la mejor de sus novelas marítimas. Tras haber estado botando por México y por los mares, se estableció en México D.F, donde publico sus primeros cuentos en Revista de Revistas. Cuando estallo la Guerra Civil española, se apresuro a alistarse en el bando republicano. En México solo había un banderín de enganche, que admitía a todos cuantos quisieran ir a España. Únicamente tenía que especificar si con Franco o con la Republica. Algún voluntario respondió que le daba igual, que lo único que le importaba era “ir a matar gachupines”. Rubín no llegó a enrolarse en las Brigadas Internacionales, pero como era un buen marino fue encargado de conducir a España un cargamento de veinte mil fusiles y veinte millones de cartuchos, donados por Lázaro Cárdenas a la República. Durante la singladura, poco después de dejar atrás Gibraltar, rumbo a Cartagena, la aviación franquista bombardeo el buque, sin dar en el blanco. Durante este viaje conoció a la Pasionaria, que “era una hembra grandota, no fea, no muy femenina, no muy atractiva, pero una lideresa de mucha categoría”. En el viaje de retornó a México, llevó consigo a la madre de Ramón Mercader, el asesino de León Trotski, pero dudaba que pudiera ser su verdadera madre, pues “ella era muy bruta y Mercader muy vivo”.

De 1940 a 1970 vivió en Guadalajara, donde tuvo serios enfrentamientos con el gobernador, el novelista Agustín Yáñez, responsable de desastres ecológicos. Al igual que su padre, Rubín era muy sensible a las marismas. Sus dos fábricas de calzado las terminó regalando a los obreros, pues se cansó de ellas, mientras se marchaba a vivir con los indios a Jalisco.

Estilo literario

Publico unas treinta obras. Literariamente, su estilo es robusto y caudaloso. Algunos críticos lo compararon a Ernest Hemingway. En opinión del crítico y escritor José Ignacio Gracia Noriega, su estilo se asemeja más a Blaise Cendrars o a Bruno Traven, autor de El tesoro de Sierra MadreCanastilla de cuentos mexicanos.

Los libros, cuentos, muy abundantes, y novelas de Rubín se publicaron en editoriales de prestigio como Fondo de Cultura Económica, como la novela La bruma lo vuelve azul, la colección de cuentos de Los rezagados, etc. Fue también guionista de cine, si bien la única película que llego a rodarse basada en una obra suya fue un plagio de su cuento El duelo, titulada Los cuervos están de luto, de Hugo Argüelles.

Durante su ajetreada vida fue marino, soldado de fortuna, periodista, activista del ecologismo, denunciador de gobernadores civiles y de plagios de ínclitos escritores, amigo de los indios del desierto de Sonora y propietario de dos pequeñas fábricas de calzado. Sus andanzas como marino las recogió en los cuentos de Diez burbujas en el mar. Sus narraciones son directas y decididas, concediendo más importancia al relato que a la introspección. Es un autor ameno, narra con eficacia las historias que trae entre manos.

Virginia Vargas, en la presentación de uno de sus libros afirmó que “Ramón Rubín fue un viajero incansable, un observador de la realidad social. Es a través de esos espejos que su mirada recolectaba la infinidad de imágenes que luego quedarían plasmadas en sus obras. Su vida estuvo llena de espacios abiertos y eso se refleja en cada una de sus historias”. Rubín declaró: “Yo nunca he sido un escritor de café o de gabinete. Mi obra está toda inspirada en mis continuos viajes”.

Tiene publicado un breve libro autobiográfico titulado Rubinescas. En 1988 el Colegio de Sinaloa y la Universidad de Occidente publicaron la antología Cuentos de mar y de tierra, como “un homenaje de reconocimiento a esta aportación literaria”. Otras de sus obras fueron: La rana y su explotaciónManual práctico de piscicultura ruralEl mar y sus mitos y novelas de denuncia como Ese rifle sanitarioLa canoa perdida, sobre la desecación del lago Chapala. Su novelas sobre los indios son auténtico indigenismo literario, con conocimiento de causa.

Los comentarios están cerrados.