JACK LONDON

El mexicano, la novela corta del afamadísimo escritor norteamericano Jack London (1876-1916), cuyo verdadero nombre era John Griffith London, es muy poco conocida, lo que quizá se deba a los numerosos éxitos editoriales de su autor. En efecto, para quien terminó convertido en un auténtico creador de best sellers como La llamada de la selva, Colmillo blanco y El lobo de mar, por tan sólo hacer mención de las que le han inmortalizado a nivel internacional, habiendo sido llevadas, incluso, al celuloide, una novela como la que aquí publicamos, por lógica, habría de pasar hasta cierto punto desapercibida.

El mexicano, no alcanzó la inmortalidad de otras de sus novelas, pero reviste un particular interés para quienes además de residir en la República mexicana, estén interesados o guarden alguna relación con el movimiento histórico, político y social que en su momento encabezó la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, y que terminó siendo comunmente conocido con el quizá no muy propio nombre de magonismo, ateniéndose al apellido materno de uno de sus principales dirigentes, Ricardo Flores Magón.

Escrita y publicada en 1911, esta novela corta bien puede incluirse en el conjunto de novelas sociales de Jack London, como Guerra de clases (1905) y Revolución, (1910).

Curiosamente, desde los ya muy lejanos años de la década de 1970, cuando en nuestros frenesis juveniles ardientemente urgábamos bibliotecas, hemerotecas, tanto públicas como privadas, conversando con toda persona que pensábamos o suponíamos alguna relación había guardado con aquel interesantísimo movimiento encabezado por la Junta Organizadora del Partido Liberal mexicano, jamás escuchamos ni leimos nada referente a esta novela corta de Jack London. Ninguna mención sobre El mexicano, nos fue hecha por alguna de las personas con quienes nos entrevistamos, no obstante que casi exprimíamos desde todos los ángulos posibles a nuestros entrevistados. De hecho no fue sino a principios del año 2000 que supimos de El mexicano, cuando prácticamente nuestra labor como editores de libros en papel había terminado.

Decidimos colocar esta novela en los anaqueles de nuestra Biblioteca Virtual Antorcha porque, además de que el tema que trata está claramente basado en la labor llevada a cabo por la Junta Organizadora del Partido Liberal Mexicano, en los más aciagos, difíciles y críticos momentos por los que esta organización revolucionaria atravezó durante el año de 1911, la manera en cómo se desarrolla es realmente atractiva y original, reflejando un inmejorable espejo de la concepción social de su autor.

En efecto, a Jack London se le tiene por sui generis socialista admirador del denominado darwinismo social tan afanosamente difundido por Herbert Spencer, y del controvertidísimo filósofo germano Federico Nietszche con todos sus rollos sobre el superhombre. De esa extraña mezcolanza, emergió una indigestísima concepción socialista que con precisión no sabemos si haya sido la causa del alcoholismo y propensión a las drogas de London o, si por el contrario, dicha afición fue lo que le conllevó a tan extraña, como a la vez cómica concepción socialista.

Haya sido como haya sido, el hecho es que en la trama de El mexicano, claramente encontramos expresadas esas ideas. El superhombre se encontrará representado por Rivera, el héroe de la novela; y la supervivencia del más apto, piedra de toque del darwinismo social, quedará claramente determinada en la conclusión de la pelea boxística con Danny, el prototipo del gringo engreido. Además, como telón de fondo se encuentra presente un terrible conflicto racial entre los dos boxeadores, sus pensamientos y lo que representan.

No nos cabe, pues, la menor duda de que en esta novela corta es posible encontrar todos los pormenores ideológicos de su autor, Jack London, quien para desgracia de la literatura, moriría siendo joven aún, a consecuencia de una sobredosis de morfina.

Los comentarios están cerrados.