EL FEROZ CABECILLA 1

EL FEROZ CABECILLA

Rafael F. Muñoz

POR LA llanura silenciosa, de tierra blanca y suelta, manchada a trechos del verde obscuro de los mezquites, caminaba bajo el sol ardiente del verano una caravana extraña; diez o doce hombres cubiertos de polvo, andrajosos, jadeantes, arrastrando los pies, tiraban de varios animales, caballos y mulas, también sudorosos, cubiertos de polvo blanco, manchados de sangre; sobre los animales, un cargamento espantable: moribundos.

Aquellos hombres eran rebeldes; campesinos que luchaban por la posesión de sus tierras; acababan de combatir por tres días, defendiéndose con sus armas viejas, en la sierra donde se habían refugiado, de los batallones compactos, los regimientos veloces y la artillería implacable; habían sido vencidos y dispersos y, horas antes, cuando la mañana comenzaba a teñirse de gris, aquel grupo de supervivientes comenzó su jornada por el desierto árido y ardiente; iba como jefe un mocetón enorme, calzado con altas mitazas y cubierto con guayabera de lino, bajo la cual se dibujaban dos pistolas descomunales; era él quien había obligado a los que podían tenerse en pie, a subir sobre los lomos de sus caballos y sus mulas a unos cuantos heridos, víctimas de la certera artillería que barrió con metralla las laderas de la sierra; no debían abandonarlos ahí, para que los “changos” los remataran a la bayoneta, y los llevaban sin saber ni a dónde, lentamente, al paso de los animales fatigados.

El jefe iba a caballo, al final de la silenciosa columna, volviendo de cuando en cuando la vista hacia la serranía azul donde había sido el desastre.

—Jálenle, muchachos; si no, nos alcanzan; pa’ la noche ya no habrá peligro .. .

Los infantes se pasaban una botella con agua tibia, mojaban los labios, y seguían su camino sin decir palabra; de cuando en cuando alguno de los fardos que iban en los lomos de las

13

cabalgaduras gemía dolorosamente, hacía fuertes movimientos como tratando de desasirse de las ligaduras que lo mantenían fijo, y dejaba manchas rojas en la tierra suelta de la llanura inmensa; los que iban a pie callaban, callaban; casi al final de la caravana iba sobre una mula un bulto extraño: era la mitad de un hombre metida en un costal y amarrada por fuera con gruesos lazos; no asomaban del costal sino una cabeza sucia y melenuda y dos brazos cubiertos de harapos; lo demás era sólo un tronco al que una bala de cañón había arrancado las piernas. En plena batalla otros rebeldes metieron al herido en un saco, y con sus cobijas bien ceñidas lograron contener un poco la tremenda hemorragia; el herido tenía fiebre y deliraba incoherencias en voz alta; la monotonía de su voz impacientaba de vez en cuando al infante que tiraba de la mula.

—Cállate, loco . . .

Al mediodía se acabó el agua de la botella; los hombres caminaban lentamente y sin seguir la recta, como si anduvieran dormidos.

—¿Hasta cuándo vamos a cargar con estos bofes? —preguntó una voz.

—Por mí ya los habríamos dejado en el camino, en cualquier mezquite —contestó otra al cabo de un momento.

—Al que no jale le doy su agua —dijo el jefe. Y todos siguieron caminando.

El hombre del costal comenzó a reírse estúpidamente, y los demás a quejarse, inquietos, sobre el lomo de los animales. A lo lejos, rumbo a la serranía, se vio levantarse una columna de polvo blanco; el jefe la notó, pero siguió en silencio; uno de los infantes volvió la cara y dijo:

—Ora, sí, al vienen . . .

—Están lejos todavía —dijo el muchacho—, cuando menos cuatro leguas.

Al frente del grupo se detuvo un hombre viejo, alto y canoso, herido en la frente y vendado con una toalla sucia.

—Pa’ qué diablos —dijo— vamos cargando con estos muertos . . . aquí los dejamos y echamos carrera .. .

—Nos van a alcanzar los “changos” —añadió el que había visto la columna de polvo.

14

El jefe no contestó; abrió su guayabera, sacó una pistola y al viejo canoso lo dejó tendido en la tierra suelta, con un enorme boquete entre los ojos. La caravana siguió su marcha, en silencio.

Por la tarde comenzó a soplar viento del norte y a amontonarse espesas nubes que surgían rápidamente del horizonte. La columna de polvo que se levantaba en dirección a la sierra azul había desaparecido a mediodía; sin duda, los soldados estaban descansando. La caravana de rebeldes llegaba al final de la blanca llanura; a lo lejos, al norte, se divisaban algunas arboledas que ponían su negra silueta en el nublado gris; era la orilla del río, donde terminaba el desierto; a la vista del oasis, los rebeldes que iban a pie se animaron y marcharon de prisa, tirando siempre de las bestias cargadas de moribundos, y cuando el sol hubo desaparecido, el grupo llegó frente a una vieja iglesia a medio destruir; iglesia de adobe, con una torrecita encalada, de la que la campana había sido arrancada con todo y viga; las maderas de la puerta habían servido para hacer lumbres, y adentro no quedaban sino el altar de piedra y una cruz verde que se había escapado de la hoguera, frente a una amplia hornacina vacía. El piso estaba cubierto de restos de pastura y estiércol.

El grupo de campesinos se detuvo a la puerta de la iglesia cuando las nubes comenzaban a descargar sus primeras gotas; el jefe desmontó y dijo a sus hombres:

—Aquí pasamos la noche y en la madrugada nos vamos rumbo a Encinillas . . .

—Sí —dijo uno—, pa’ que nos agarren dormidos . . . —Yo no me quedo —dijo otro.

—Ni yo . . .

—Yo, de bestia; tan fácil que es escapar de noche . . . Todos los infantes pensaban lo mismo.

—Está bien —dijo el muchacho—, dejamos los heridos ahí dentro y nos vamos . . .

Los rebeldes se pusieron a maniobrar muy rápidamente, febrilmente; bajaron a los heridos y los fueron colocando sobre el estiércol en el interior de la pequeña iglesia, y bien pronto ya no había espacio para un cuerpo más; el pedazo de hombre metido en el saco permanecía aún sobre la mula, delirando en voz baja. El muchacho lo tomó en vilo, penetró

15

al interior y dejó el bulto recargado en el fondo de la hornacina, tras la cruz verde.

Después, los hombres útiles subieron a las caballerías y se perdieron en la noche.

Comenzó la tormenta; las nubes que se habían amontonad() en el cielo lanzaron torrentes de lluvia; las descargas eléctricas se sucedían con rapidez, abatiendo los álamos de la orilla del río; una cayó sobre la torre encalada de la vieja iglesia y derribó la chueca cruz de hierro y unos cuantos adobes; otra abrió un boquete en la techumbre apolillada; la lluvia continuaba incesante, y pronto los heridos tendidos en el estiércol quedaron empapados; muy pocos, tres o cuatro, se quejaban ya; los demás habían quedado inmóviles, con los ojos abiertos y los dedos agarrotados, sobre la basura sangrienta.

En la hornacina, el mutilado seguía delirando.

Se veía con unas piernas enormes, caminando horizontalmente por los muros de adobe encalado; salía a la llanura y de dos pasos llegaba hasta la Sierra Azul, donde los campesinos estaban todavía combatiendo; iba de un lado a otro con una velocidad increíble, recorriendo la línea de tiradores; luego las piernas se le iban encogiendo, encogiendo: ya eran del mismo tamaño que las de los demás hombres, y luego más chicas, más chicas, hasta que los pies le quedaron pegados a la cintura; entonces, apenas podía andar, y daba saltitos balanceándose sobre los brazos, apoyadas las manos en el suelo; a poco, las piernas le volvían a crecer, y corría, corría por la llanura, alcanzaba a un grupo que llevaba varios heridos sobre unas bestias, y se reía de los que iban despacio, sudorosos y cubiertos de polvo; en cuatro pasos llegó a la orilla del río y se puso a derribar los álamos a puntapiés, aplastándolos como si fueran ‘cañas de maíz; de un golpe derribó la torre de una iglesia, de otro un muro, de otro un altar . . .

La tempestad era cada vez más violenta; los rayos habían derribado la mayor parte de la vieja iglesia; los cadáveres tendidos sobre el estiércol estaban en parte cubiertos con los restos de las vigas y la tierra de los adobes; no quedaba en pie sino el muro donde estaba la hornacina, con la cruz de madera verde abriendo los brazos en el vacío.

16

El herido vio de pronto cómo le desaparecían las piernas y sintió los pies dentro del cuerpo, bailando horriblemente; le pisaban el estómago y el corazón, le pisaban los pulmones para que no respirara, le presaban la lengua . . . Quiso gritar, y no pudo, agitó los brazos tan violentamente que estuvo a punto de caerse del nicho y se abrazó de la cruz; entonces los pies se salieron y se le colgaron de los brazos, creciéndole de la punta de las manos y se echaron a correr por el madero verde; subían y bajaban a toda prisa; los dos solos, ágiles, rápidos; luego se volvían a meter en el cuerpo y jugaban dentro con todos los órganos; uno asomó por el pecho y dio un puntapié a la nariz, otro aplastaba una oreja, y luego, los dos se ponían a patalear dentro del cráneo, correteando de un lado a otro. Por fin, se salieron del cuerpo y se fueron siguiendo unas huellas de herradura por la orilla del río; llegaron a una casa de adobes situada en una hondonada, de donde habían salido cuatro días antes, cuando las columnas rebeldes pasaron a fortificarse en la sierra azul; habían dejado el surco en que habían trabajado muchos años para unirse a los alzados que habían de batirse con las tropas federales; esos pies no habían sido nunca de hombre de armas, siempre de labriego, de hombre que no había empuñado jamás una carabina; fueron hacia Sierra Azul y ahí se quedaron, despedazados por la metralla, sangrientos .

Cesó la tempestad; de la vieja iglesia no quedaba sino un muro en pie, la cruz verde cubriendo la hornacina, y un pedazo de hombre abrazado al madero.

Estaba aclarando cuando una patrulla de soldados, al mando de un joven capitán de capote azul, anchas fornituras de cuero y casco de corcho, llegó frente a las ruinas de la iglesia de adobe; desmontaron, y los soldados, con las tercerolas apercibidas, rodearon cuidadosamente el derruido templo, temerosos de una emboscada; pero en cuanto se convencieron de que no había peligro, se aventuraron a remover los escombros para darse cuenta del número de cadáveres; el oficial daba órdenes de que desensillaran los caballos para tomar un descanso en aquel sitio, cuando aparecieron dos

17

soldados que se habían echado las carabinas a la banderola y que llevaban en vilo al hombre metido en el costal.

—Es el único que está vivo, mi capitán.

El oficial tosió para dar a su voz un tono ronco, azotó su fuste contra las botas amarillas, puso la mano izquierda en la cintura y dijo:

—Fusílenlo.

Los soldados buscaron con la vista un sitio a propósito; fueron hacia la pared que había quedado vertical, pusieron al rebelde como un fardo en el suelo, recargado en el muro, y pasaron a formar con otros tres o cuatro la línea de tiradores.

—Un momento —dijo el capitán, y dirigiéndose al mutilado que le miraba con ojos espantados de calenturiento, le preguntó: ¿Cómo te llamas?

El infeliz apenas pudo murmurar:

—Gabino . . . Gabino… Durán.

Sonó una descarga uniforme; el campesino rebelde no se movió; quedó recargado en el muro y tocando con las manos el suelo, lívido, silencioso, fijos los ojos en el fulgor del sol que se levantaba sobre los álamos.

PARTE QUE RINDE EL JEFE DE LA PATRULLA AVANZADA, al coronel jefe del 100 Regimiento de Caballería: “Hónrome en poner en conocimiento de usted que durante la noche pasada dimos alcance a la orilla del río, a un grupo de rebeldes dispersos del combate de Sierra Azul, que se habían atrincherado en una vieja iglesia; inmediatamente dicté órdenes para que mis soldados los desalojaran de sus posiciones, lo que se logró después de media hora de nutrido tiroteo, durante el cual hicimos al enemigo doce muertos y capturamos vivo al feroz cabecilla Gabino Durán, bandolero conocidísimo, que se hacía llamar “Mayor” de los campesinos rebeldes. Después de un consejo de guerra sumarísimo, que lo condenó a muerte, el cabecilla Durán fue ejecutado. Felicito a usted, mi coronel, por esta acción de armas consumada por elementos a sus dignas órdenes y que viene a completar la tremenda derrota de los rebeldes en Sierra Azul. —Atentamente. —El capitán jefe de la Patrulla Avanzada .. .”

18

PARTE QUE RINDE EL CORONEL JEFE DEL 100 REGIMIENTO DE CABALLERÍA, al general de brigada jefe del Ala Derecha: “Hónrome en comunicar a usted que anoche, las avanzadas que destaqué después del combate de Sierra Azul, me dieron parte de que un grupo como de trescientos campesinos rebeldes, prófugos de aquella batalla, se había decidido a presentar resistencia en la orilla del río, donde se había estado atrincherando durante la tarde. Inmediatamente di las órdenes para que el regimiento a mi mando tomara dispositivos de combate, y al rayar el alba comenzó el tiroteo, que se prolongó por espacio de dos horas; visto que el enemigo estaba perfectamente atrincherado, dispuse que las compañías la y 2a del regimiento a mi mando hicieran un movimiento de flanco, que dio los resultados apetecidos, pues los rebeldes comenzaron a abandonar sus posiciones presas de verdadero pánico, abandonando sus armas y caballos ensillados, con el propósito de pasar el río a nado, lo que causó la muerte de muchos de ellos, que fueron arrastrados por la corriente. Ya en plena persecución, los soldados de mi regimiento consiguieron capturar al jefe de la partida, que lo era el feroz cabecilla Gabino Durán, quien se hacía llamar “Coronel” de los campesinos rebeldes; inmediatamente ordené que se le formara consejo de guerra sumarísimo, integrado por mí y los demás jefes del regimiento, y después de comprobar debidamente la culpabilidad de Durán en varios asaltos a trenes y desperfectos en las vías férreas, se le condenó a muerte, cumpliéndose la sentencia inmediatamente. Felicito a usted, mi general, por este nuevo triunfo de las tropas a su mando, y respetuosamente me permito proponer el ascenso de los oficiales P . . . J . . . . y L . . . ., que se portaron brillantemente en esta hazaña. El coronel, jefe del 100 Regimiento de Caballería. —Rúbrica.

PARTE QUE RINDE EL GENERAL DE BRIGADA, JEFE DEL ALA DERECHA, al generalísimo jefe del Ejército: “Hónrome en participar a usted que durante todo el día de ayer hemos estado empeñados en un rudo combate con los campesinos rebeldes, que no fueron completamente derrotados en Sierra Azul y que pudieron reunir poco más de dos mil hombres y fortificarse en una línea de kilómetro y medio de largo en la orilla

19

del río. Inmediatamente que tuve conocimiento de que los campesinos se aprestaban a oponer resistencia, ordené que dos batallones y dos regimientos presentaran combate por el frente, asaltando las posiciones enemigas, como lo hicieron con singular brío; sin embargo, las posiciones de los agraristas eran tan ventajosas, que me vi en la necesidad de disponer que una batería de artillería procediera a bombardearles para acallar el certero fuego de los insurrectos sobre nuestros soldados de infantería y caballería; nuestras piezas desmontaron algunas ametralladoras que el enemigo había salvado del combate en Sierra Azul, y con esto se facilitó grandemente el avance; pero comprendiendo que el enemigo podía muy bien intentar la retirada sin grandes pérdidas, cruzando el río, para lo cual tenía ya preparadas algunas grandes balsas, y que nosotros no podríamos continuar la persecución en la otra ribera, ordené que dos regimientos dieran una violenta carga de caballería por el extremo derecho, logrando colocarse entre las trincheras y el río; entre el enemigo cundió ‘inmediatamente el pánico, y nuestras valientes tropas pudieron en breves momentos dominar la situación, haciendo a los rebeldes más de doscientas bajas entre muertos y heridos. Cayó prisionero el feroz cabecilla Gabino Durán, que se hacía llamar “General” de los campesinos rebeldes y que fue el jefe del núcleo de agraristas que nos opusieron resistencia; se le recogieron todos sus documentos, entre los que figura un nombramiento expedido a su favor como jefe de los rebeldes en este estado, y en tal virtud, inmediatamente ordené que se le formara consejo de guerra sumario, durante el cual se comprobó que Durán fue quien mandaba a los rebeldes durante el saqueo de los pueblos de Encinillas, Pueblo Viejo, La Piedad, etc. etc., además de ser directamente responsable de varios asaltos a trenes y desperfectos en las vías férreas. Se le condenó a muerte y la sentencia fue cumplida inmediatamente, frente a todas las fuerzas de esta columna, que posteriormente desfilaron ante el cadáver. Felicito a usted por este nuevo triunfo de las tropas federales, y me permito proponer el ascenso de los coroneles J . . . B . . . . y D D. . . .; de los tenientes coroneles P . . . M M. . . . y L . . . ., y en general de los oficiales de mi estado mayor, sin aspirar a más recompensas, por mi parte, que continuar conservando la confianza de

20

usted, mi digno jefe. —Atentamente. — El general de brigada, jefe del Ala Derecha .. .

PARTE QUE RINDE EL GENERALÍSIMO, JEFE DEL EJÉRCITO a S. E. el ministro de la Guerra, para su conocimiento y para que se sirviera transcribirlo al excelentísimo señor general Díaz, presidente de la República: “Hónrome en participar a usted que las tropas que a mi mando están castigando a los campesinos agraristas levantados en armas, continúan su cadena de triunfos, pues durante los días lunes, martes y miércoles de la presente semana hemos obtenido sobre las hordas un triunfe, más importante que el de Sierra Azul, porque logramos capturar al jefe supremo del movimiento de insurrección, el feroz cabecilla Gabino Durán, que se hacía llamar “General de División”, y después de un consejo de guerra fue pasado por las armas. Paso a referir a usted detalladamente el curse, de la batalla: el lunes por la mañana, las avanzadas me notificaron que el enemigo se había fortificado al otro lado del río, y que habiéndosele reunido algunos centenares de campesinos a quienes los agitadores radicales han estado excitando a la rebelión, podía calculársele el número total entre ocho y diez mil hombres, que aprovechándose de la naturaleza del terreno se habían decidido a jugarse la última carta de esta insurrección contra el derecho de propiedad y contra las instituciones que por espacio de treinta años han venido dando al país la paz sacrosanta de que gozamos. Desde luego me di cuenta de que el enemigo estaba en una situación privilegiada, pues estando sus trincheras al otro lado del río, nuestros valientes soldados tendrían que pasarlo a nado para llegar a la lucha cuerpo a cuerpo, en la que nuestra superioridad sobre los indisciplinados campesinos es indiscutible. Con la rapidez que el caso requería, ordené que se construyeran dos puentes de lanchas y grandes balsas en las que nuestros soldados intentaron varias veces pasar el río durante el día lunes, pero la suerte favoreció a los rebeldes, quienes se mantuvieron en sus posiciones; y durante la noche ordené’ que varias patrullas de caballería buscaran un vado en el río, y mientras tanto nuestros batallones de zapadores construyeron una línea de trincheras a lo largo de la ribera y frente a las del enemigo,

21

que con no menos de cincuenta ametralladoras, manejadas en su totalidad por filibusteros extranjeros, se defendió vigorosamente comprendiendo la inminencia de su derrota; durante la noche, también, nuestra artillería gruesa estuvo bombardeando las posiciones del enemigo, y al amanecer, en vista de que no habían regresado las patrullas de caballería enviadas a buscar un paso por el río, con unos cuantos oficiales de mi estado mayor me lancé a la obra, consiguiendo pocas horas después localizar un magnífico vado, bastante ancho, por donde nuestros soldados de caballería pudieron pasar a la orilla opuesta sin ser vistos por el enemigo; comprendiendo la necesidad de asestar un golpe de muerte de una vez por todas al movimiento campesino, dispuse que nuestros dragones se mantuvieran ocultos hasta la media noche, hora en que debían asaltar por la retaguardia las posiciones de los rebeldes, al mismo tiempo que nuestros infantes, con balsas construidas durante el día, atacaban por el frente; así se hizo con precisión matemática, y a las doce en punto de la noche comenzó el ataque por ambos lados, lo que provocó entre el enemigo un pánico indescriptible.

“Para no cansar a usted, le referiré únicamente que al amanecer el campo estaba materialmente cubierto de cadáveres de insurrectos, que a reserva de decir a usted posteriormente cuántos fueron exactamente, puedo asegurar que no bajaron de mil.

“Los oficiales de mi estado mayor, que se portaron brillantemente, capturaron durante la confusión que siguió a nuestro ataque simultáneo, al jefe de los rebeldes, que se hacía llamar “General de División”, Gabino Durán, que con un grupo de hombres de su escolta personal opuso una tenaz resistencia hasta que fue personalmente desarmado y aprehendido por mi ayudante, el capitán M M. . ., quien lo condujo hasta este cuartel general, donde estuvo prisionero mientras se integraba rápidamente un consejo de guerra, que después de oír la cínica relación que hizo este feroz cabecilla de todos los crímenes que ha cometido no sólo durante la revuelta sino desde años antes, lo condenó a muerte por traidor a la patria, salteador de caminos, asesino con alevosía, premeditación y ventaja e incendiario; la sentencia se cumplió inmediatamente y considero que con la desaparición de

22

este sanguinario bandido y peligroso agitador, puede darse por terminado el movimiento insurrecto. Felicito a usted por este nuevo triunfo .. ., ascensos . . . confianza.. ., etc.

INFORMACIÓN PUBLICADA POR LA “GACETA NACIONAL”, periódico de la capital de la República, sobre el combate en Río Largo: (Título en rojo, al ancho de la plana).

¡ ¡ ¡DURÁN, FUSILADO! ! !

Brillante acción de armas en Río Largo

Las tropas federales se cubrieron de gloria en un combate de cinco días contra los rebeldes

Captura y ejecución del jefe insurrecto

La Gaceta Nacional es el único periódico que entrevista al feroz cabecilla, durante la noche anterior a la ejecución sumaria.

Por Medardo Encinas Rojas, enviado especial.

“Desde el cuartel general. Escribo estas notas para los numerosos lectores de la Gaceta Nacional, instantes después de presenciar la solemne ejecución de uno de los bandoleros que más ha ensangrentado nuestro suelo: el feroz cabecilla Gabino Durán, a quien capturaron las bien disciplinadas fuerzas federales, después de un combate de cinco días, del que envío amplia crónica por correo. Sin embargo, para calmar la justa ansiedad de los numerosos lectores de nuestro periódico, digo que el combate de Río Largo, que acaba de registrarse, pasará a la historia como el más sangriento que ha habido desde la Independencia hasta nuestros días, y al mismo tiempo aquél en que se ha hecho mayor derroche de estrategia, genio, puede decirse, por parte de los dignos jefes de nuestro ejército regular y de heroico valor por parte de los indómitos soldados que defienden las instituciones contra las hordas de fascinerosos.

23

“Desde el lunes comenzó el combate y es hasta hoy sábado que puede darse por terminado; más bien que una lucha entre hombres, parecía un gigantesco juego de ajedrez en el que un genio sobrehumano estuviera moviendo con asombrosa precisión y decisiva certeza las piezas que participaban en esta gran acción; los rebeldes, en número no menor de veinte mil hombres, pues se habían reunido los insurrectos de varios estados para dar un golpe mortal a las instituciones —golpe que fue evitado por la maravillosa actuación de nuestro generalísimo—; los rebeldes, digo, ocupaban magníficas posiciones, y sin duda inspirados por oficiales extranjeros de cuya permanencia entre los rebeldes ya se tenía noticia, maniobraban hábilmente, tomando a veces rápida ofensiva, a veces vigorosa y serena defensiva.

“Pero el generalísimo estuvo colosal: durante cinco días y cinco noches no descansó, dando continuamente atinadas órdenes que hacían que el curso de la batalla se desarrollara favorablemente a nuestras gloriosas armas. Le acompañaban los elegantes oficiales del estado mayor y el pagador general de la división, don Everardo Mayo, que tan gentil caballero y fino amigo es siempre con los periodistas que acompañamos la columna.

“Aquí debo hacer un pequeño paréntesis: los corresponsales de esos dos indecentes periódicos que se llaman La Noticia Nocturna y El Madrugador Informativo, no presenciaron estos grandes sucesos por haberse quedado en la población de Lanas, en una tremenda orgía.

“¿Para qué narrar todas las escenas de heroicidad y habilidad que se desarrollaron en estos cinco días de combate? Baste decir que no menos de dos mil quinientos muertos del enemigo han quedado en el campo y que los insurrectos que lograron escapar con vida arrojaban sus armas llenos de pavor sombrío y se iban a esconder en la montaña, castigados para siempre en su insana osadía.

La captura de Durán

Fue poco antes de la terminación del combate cuando el generalísimo se dio cuenta de que un grupo de doscientos hombres, entre los que sin duda iba algún jefe, por las magní-

24

ficas cabalgaduras que llevaban, trataba de romper el sitio, e inmediatamente dio atinadas órdenes para que le cortaran la retirada, quedando encargados de cumplirlas varios oficiales del estado mayor; éstos se dedicaron desde luego a perseguir a la mencionada columna y le dieron alcance, trabándose un reñido encuentro en el que murieron no menos de cincuenta rebeldes y siendo capturado el jefe supremo de la insurrección, el feroz cabecilla Gabino Durán que fue conducido a la comandancia militar.

“Ahí, el generalísimo lo sujetó a un severo interrogatorio, del que resultó la tremenda culpabilidad que Durán tuvo en el levantamiento que cubrió de sangre esta rica zona de nuestro país; no relato aquí los principales hechos de la vida de Durán porque éstos serán publicados posteriormente en la Gaceta Nacional, en calidad de memorias del feroz cabecilla, dictadas personalmente a este periodista durante la noche que precedió a la ejecución.

“Durán fue condenado a muerte por unanimidad y se le puso en capilla, obteniendo nosotros exclusivamente el privilegio de acompañarle durante la noche, para oír de sus propios labios el relato de una vida espantosa, plagada de crímenes de lo más salvaje e increíble; este relato comenzará a ser publicado a partir de mañana, y los numerosos lectores de este periódico deben apresurarse a adquirir sus ejemplares.

“Si acaso los dos desprestigiados diarios llamados El Madrugador Informativo y La Noticia Nocturna pretenden tener también las memorias del feroz cabecilla mienten descaradamente, pues nuestro enviado especial fue el único . . . etc., etc.”

La HISTORIA, dentro de cincuenta años o cien:

“Este movimiento insurrecto fue planeado y dirigido por Gabino Durán, sin duda el más sanguinario bandolero que ha habido en el continente. Sus crímenes . .”

Los comentarios están cerrados.