DOS CURIOSAS MISIVAS

DOS CURIOSAS MISIVAS

Antonio Lomelí Garduño

Anecdotario Político Mexicano

Del  licenciado José Aguilar Maya, tres veces Procurador General de la República y destacado Gobernante de su estado natal, Guanajuato, se cuentan numerosas anécdotas, muchas de las  cuales él mismo se complacía en referir. Durante su gestión  gubernativa era frecuente que recibiera las más peregrinas solicitudes, redactadas por la gente sencilla o cándida, pero de buena fe.

He aquí dos tan sorprendentes como risibles, cuyo texto íntegro podrá  conocer el lector:

“Sr. Lic. José Aguilar y Maya

Gobernador de Guanajuato.

Ilustre Señor Gobernador:

Soy viudo desde hace cuatro años  y no encuentro con quien volverme a  casar. Las muchachas ya no se fijan en uno y las viejas están cansadas de querer.   Ojalá su mercé diera un decreto mandando que las viudas  se casen con los viudos, porque así no nos quedásemos tan solos y con las meras ganas.

Yo me podría casar con una señora de entre cuarenta o cincuenta años, ya que tengo 74 de edad y  todavía estoy capaz de trabajar, pues la difuntita  siempre me atendió  bien y me dio mis sagrados alimentos a la hora.  Se lo agradeceremos  todos los viudos  y a lo mejor hasta las viudas.

Rubrica

“Sr. Lic. José Aguilar y Maya

Gobernador Constitucional.

Guanajuato, Gto.

Respetuoso señor  gobernador:

Seguro de su justicia  le dirijo este papel para informarle que durante la revolución que llaman “Escobarista” me fue robada mi mujer por unos  soldados federales, y ya jamás la volví  a  ver.

Ahora me he encontrado una buena muchacha que está dispuesta a casarse conmigo por las dos leyes, pero no tengo parapara costear los gastos de esas bodas. A eso se debe que me dirija a su buena persona solicitando me compense la esposa que perdí, con una ayuda económica para casarme con esta nueva. Yo creo que es justo que si los del gobierno me robaron a mi mujer, el Gobierno me ayude para reponerla. Seguro de su generosidad se ofrece a sus órdenes.

Apolonio Concha    (Rubrica)”

Ambas curiosas misivas fueron objeto de acuerdo recayendo el siguiente respecto de la primera, mismo que recogió  el secretario Particular:

___Contéstele a ese angustiado viudo que se dirija al Congreso del Estado.

Y en cuanto a la segunda carta:                                                                                                                                                                       ____Diga al señor Concha que como el robo de su mujer fue imputable a tropas federales, según dice, es a la Defensa Nacional a quien debe dirigir su solicitud.

Y en seguida, comentando festivo a su secretario:

___ ¡A  ver cuánto le manda mi general Olachea!

Los comentarios están cerrados.