Antonio Castro Leal_semblanza

Antonio Castro Leal (1896-1981)

En descripción de Ermilo Abreu Gómez, “es hombre recio de cuerpo y espíritu. Es de complexión física firme. Trigueño de color, de un trigueño gitano, como de gente asoleada en tierra cálida. Da la impresión de que (como es verdad) sabe lo que dice y entiende lo que oye. Además, es hombre de equidades: su cultura le permite tener a mano un poderoso punto de referencia e interpretar los valores que se relacionan con la producción literaria de México.

“La literatura inglesa, de la que fue tan aficionado, ha teñido sus cuentos de sutil ironía que cuadra muy bien dentro del marco personal que le es peculiar. Su obra da la impresión de que sólo salió de sus manos después de un madurado análisis, de sopesada revisión de sus partes y del todo armónico que le pertenece.”

Castro Leal, considerado en su juventud como uno de “los siete sabios” estudió abogacía, mas al concluir sus estudios se inclinó por la docencia y, a la vez, inició una carrera administrativa, siempre relacionada con los asuntos culturales, que lo llevó a ser rector de la UNAM en 1928, a director de Bellas Artes en 1934 (cuando se inauguró el Palacio de Mármol) y a miembro del Consejo Directivo de la UNESCO. Alternó esta labor con la preparación de prólogos y estudios para la Colección de Escritores Mexicanos de Porrúa, y la producción de un número considerable de ensayos, biografías, antologías, efemérides, artículos y traducciones. También hizo poesía con el seudónimo de Miguel Potosí. En su obra literaria llama la atención su finura para captar la expresión más justa y repudiar aquello que pudiera venir en menoscabo de la unidad artística de su obra.

Los comentarios están cerrados.