EL DRAGÓN PRAGMATISTA

EL DRAGÓN PRAGMATISTA

Antonio Castro Leal

PERO eso no tiene lógica -dijo el Dragón, mi como pañero de escuela.

-¿ Qué no tiene lógica? -preguntó enfadada su madre, una señora pequeña con cálculos en los riñones.

-Nó. No tiene. ¿Has estudiado tú alguna vez Lógica? -interrogó con suficiencia el Dragón.

En aquellos días había razón para vanagloriarse. El positivismo había colocado a la Lógica en el pináculo del plan de estudios de la Escuela Nacional Preparatoria. Todos los años anteriores -pasados en aulas, bibliotecas, laboratorios, gimnasios y salas de esgrima- tenían un solo propósito: prepararnos para ser lógicos. Se elogiaba o se condenaba sin apelación con las dos palabras mágicas: “lógico” o “ilógico”. Después de la era teológica y de la era metafísica, la lógica venía a ser el corazón de nuestra gran época positiva.

En la Escuela Nacional Preparatoria la filosofía se había dividido en Lógica, Psicología y Moral. Lo que no cabía en estas tres asignaturas debía despreciarlo el estudiante. La Lógica, la Psicología y la Moral eran como el pantalón, el chaleco y la americana del hombre moderno. ¿ Para qué acordarse de gregüescos, justillos, tabardos, togas y albornoces?

El orgullo y la petulancia con que mi compañero Aníbal Altozano (alias el Dragón) desafiaba, en el comedor familiar, las iras maternales, los compartían todos los estudiantes de quinto año de Preparatoria que asistían a las clases del doctor Porfirio Parra y que estudiaban su texto de Lógica inductiva y deductiva, recitando sus largos párrafos oratorios en los corredores de la escuela, los senderos de la Alameda o las calzadas del Bosque de Chapultepec. Estudiar Lógica era graduarse de animal racional. Los demás, los que nunca la habían estudiado, eran racionales por casualidad.

Pero para el Dragón la Lógica no sólo era el coronamiento del bachillerato, sino un arma poderosa en la lucha por la vida. Con una visión muy rara en aquellos años escolares mi amigo se preparaba para el porvenir, con toda premeditación y hasta con un poco de alevosía. Lo primero que había hecho era traducir el conocido apotegma horno homini lupus en el siguiente, más enérgico y preciso: “El vivo vive del tonto, y el tonto de su trabajo.”

Con gran sentido político descubrió que la lucha por la vida no había que dejarla a la inspiración.

Hacía sus planes de combate y estaba convencido de que ningún arma era tan eficaz, en nuestra gran época positiva, como la Lógica. Así, mientras la mayoría estudiábamos Lógica con indudable orgullo, pero sin darle importancia extraordinaria, el Dragón la veía como un amuleto mágico capaz de cambiar, para su beneficio, el rumbo de la vida. Si aprendía Lógica podría vivir, en lo futuro, de los tontos; y si no, tendría que vivir -por más duro que esto fuera- de su trabajo.

Aníbal Altozano nos llevaba a todos unos cuantos años. Como le interesaban poco los estudios había tenido que repetir algunas asignaturas, con lo cual nos ganaba en edad y experiencia, y también en valor y seguridad frente a los maestros. Era alto, muy alto, con largas piernas de compás y unas manos enormes. Tocaba el piano con desenfado y buen estilo, y podía repetir de oído cualquier pieza de moda. En la sala de la Sociedad de Alumnos donde

80

-entre las mesas de ajedrez y de damas- se levantaba un piano vertical, solía perder todas sus clases de la mañana o de la tarde repasando su repertorio ante un público entusiasta y comprensivo.

Patinaba admirablemente, dominando las principales figuras con esa soltura que tienen los que pasaron su niñez en ruedas, correteándose hasta la media noche en alguna calle bien asfaltada de la vecindad. Intimé con él en el salón de patinar de la Academia Metropolitana, amplio local de la Plaza de Tarasquillo donde poco antes se celebraban los bailes públicos más famosos de la ciudad, en los que los estudiantes de mi año aprendimos, entre otras cosas, a bailar un danzón de gran estilo demi-monde.

-¡ Ei, familia! ¡ El sabroso danzón cubano del Pagaré, tocado por la afamada orquesta de los “Morronguitos”, de mucha timba, rampabolla, jiribilla y comment-ca-va, dedicado a los cultos estudiantes de la Preparatoria que nos honran esta noche con su pr~sencia !

Y sonaba el bastonazo y empezaban los cornetines y los meneos.

Mi amigo usaba lentes, los famosos pince-nez, que se prendía a la nariz con un gesto parsimonioso. Como los cristales no tenían arillo se quebraban sin remedio al caer al suelo. Aníbal Altozano rompía sus lentes con frecuencia y cada año pasaba algunas semanas medio ciego, mientras le tallaban los cristales nuevos o conseguía el dinero para pagarlos. Solía reír de sus ocurrencias y de las ajenas con gran estremecimiento y efusión, y entonces, para evitar que se le cayeran los lentes, los sostenía puntualmente con el pulgar y el índice de la mano izquierda.

Era alegre y de muy agradable compañía. Su lenguaje estaba tejido con expresiones populares y pintorescas, que enriquecía constantemente su prodigiosa invención semántica. Tenía fácil palabra y aprovechaba cualquier ocasión para lanzar un discurso. Era con frecuencia el orador oficial de campañas políticas dentro y fuera de la ciudad. Cuando se desaparecía algunas semanas, ya sabíamos que andaba en la gira electoral de algún candidato a Gobernador. Todo lo que leía lo incorporaba inmediatamente a su tesoro de recursos oratorios: unas veces eran ideas y, otras, simples adornos deslumbrantes, hechos de palabras lapidarias y el nombre prestigioso de algún autor notable. Cuando Jesús Urueta puso de moda las citas griegas, Aníbal Altozano lo imitó incontinenti. Desgraciadamente su escasa cultura no le permitía disponer de un amplio repertorio onomástico. A él se atribuye aquella frase, que remató elegantemente con un famoso nombre helénico:

.    el candidato brilla por sus virtudes, y se destaca como una bandera sobre el horizonte, y ya sabemos -señores- que la virtud redime al hombre y salva a las sociedades, como dijo… el Partenón !

Y la sala del mitin se deshizo en aplausos.

Todos -hasta los vendedores ambulantes de San Ildefonso que ofrecían sus garambullos, dulces y tortas de paté de hígado- lo conocían por “el Dragón”. Pocos fuera de la escuela sabían el origen de ese sobrenombre. En una ocasión el profesor de Zoología -uno de los hombres más amables y de carácter más dulce que he conocido- nos llevó a visitar el Museo de Historia Natural. Ya en el establecimiento oímos sus explicaciones frente a las primeras vitrinas, pero al avanzar tuvimos que disolvemos y seguir, en pequeños grupos, por los diversos pasillos del Museo. De repente, de donde se levantaban unos grandes esqueletos de mamuts, salió un grito espantoso que empezaba arrastrando una profunda nota tumbal y luego rompía con desesperación en un clamor agudo de hambre y angustia.

-¿ Qué es eso? -preguntó tranquilamente el profesor.

-Es un dragón que anda por aquí, maestro -respondió Aníbal Altozano con el mejor humor del mundo, y todos nos echamos a reír, inclusive el profesor.

Desde entonces todo el mundo lo conoció por el Dragón, y cada uno de los diversos grupos de Zoología que iba de visita oficial al Museo de Historia Natural solicitaba su compañía para que repitiera, en el escenario adecuado, el famoso rugido, a lo cual él siempre se prestaba con verdadero regocijo.

La fe que tuvo la Edad Media en la alquimia fue insignificante comparada con las esperanzas que había puesto el Dragón en la Lógica. De manera que, habiendo apenas abierto los libros en sus primeros años de bachillerato, decidió estudiarla seriamente.

Nadie llegó a la primera clase del Dr. Porfirio Parra tan resuelto a aprender a fondo, a “aguzarse”, a “ponerse filoso”, a ser “un hacha”, como el Dragón.

-Señores -dijo el Dr. Parra al inaugurar su curso-, habéis venido subiendo, no sin pena, por una escala que fue dado al genio preclaro del distinguido pensador del Havre establecer con fecunda clarividencia. De lo abstracto habéis ascendido, grada por grada, hasta lo concreto; de lo sencil10 a lo complicado. La humanidad de hoy, recorriendo etapas que fatalmente hemos ido dejando atrás, os ofrece un mundo claro, positivo, sistemático. Las nieblas teológicas y las pesadillas metafísicas desaparecieron cuando el sol del pensamiento positivista iluminó a la humanidad. Aprendéis para prever; debéis prever para obrar. Pero oculto en este propósito de utilizar la ciencia en la vida ha venido, como un canal interraquídeo de la historia, la razón, es decir, el hombre. Y la visión completa del rey de la creación. . .

Y así siguió, con estilo cada vez más florido, durante veinticinco minutos. Cerró su disertación con las siguientes palabras:

-Para la próxima clase hasta la página 36.

Y haciendo un movimiento para levantarse de la silla se despidió:

-Buenos días, señores.

El libro del Dr. Parra es un volumen bastante grueso cuando sus dos tomos de Lógica inductiva y deductiva están encuadernados juntos. Treinta y seis páginas en cuarto, sin más puntos y aparte que en las novelas de Marcel Proust, es una tarea pesada. Su prosa, por florida, distrae. Porque el pensador mexicano no ha descuidado el estilo. Quede para los textos de los Padres Jesuitas desdeñar las galas literarias. La prosa del Dr. Parra es inferior a la de Bergson y aun a la de Boutroux, pero no por eso deja de tener un valor literario. El autor vigila atento y no deja que salga ninguna idea sin clavarle, como a los toros en las corridas formales, una moña florida y coruscante de adjetivos. ¿Por qué decir simplemente Abelardo, como lo hace el hombre de la calle? El Dr. Parra siempre decía “el sagaz cuanto infortunado Abelardo”. Pero aun esto era demasiado explícito. ¿Por qué no evitar ]a vulgaridad de mencionar los nombres propios? Así el Dr. Parra usaba circunloquios elegantes, por ejemplo, el muy traído de “el ilustre profesor de Aberdeen.”

-¿A quién puede usted citar en esta coyuntura? -preguntaba el Dr. Parra.

-Al ilustre profesor de Aberdeen –contestaba el Dragón con énfasis oratorio.

-¿Quién es el ilustre profesor de Aberdeen? -inquiría el ilustre profesor de Chihuahua.

-Ese pensador británico -contestaba discretamente el Dragón- a quien la posteridad se complace en llamar, con justicia, el muy ilustre profesor de Aberdeen.

Todos sonreíamos… Entre los estudiantes de mi tiempo había profundas diferencias: unos eran pobres y otros ricos, unos tontos y otros inteligentes, los había feos y bien parecidos, blancos y morenos, altos y chaparros; pero a todos nos unió siempre, como una secreta masonería, un rasgo común: nadie llegó a saber nunca a ciencia cierta quien había sido “el ilustre profesor de Aberdeen”.

Hay quienes critican a Sor Juana Inés de la Cruz porque habla en un soneto de los “falsos silogismos de colores”. Se ve muy bien que esas personas no estudiaron nunca la Lógica del Dr. Parra, porque allí hubieran encontrado silogismos de varios colores, humores y sabores que, si no precisamente falsos, resultaban siempre equívocos. El Dr. Parra decía, por ejemplo:

-Todos los ornitorrincos son papaveráceas: -Algunos lepidóptero s no son ornitorrincos: -Luego no todos los lepidópteros son papaveráceas.

Es indudable que este silogismo revela profundos conocimientos en los misterios de los reinos mineral, vegetal y animal, pero no se veía con claridad

su verdadero mecanismo. Los ejemplos propuestos eran tan eruditos que no los entendíamos bien. Las clases donde se estudiaban esos misterios las habíamos pasado con rapidez, a veces descuidadamente, de modo que no teníamos una idea clara si el ejemplo dado por el Dr. Parra estaba de acuerdo con la realidad de las cosas o si era una trampa que nos ponía. No había entre nosotros quien estuviese seguro si, efectivamente, ningún orniteorrinco era papaverácea, o si, a fin de cuentas, no iba a resultar con que ni siquiera algún lepidóptero había sido, ni por casualidad, ornitorrinco.

La primera enseñanza que sacó el Dragón de la clase inaugural de Lógica, fue que la humanidad se divide en tres clases: los teológicos, los metafísicos y los positivos.

Juanito Piña, que llegaba a la escuela en un coche particular custodiado por un lacayo, era un teológico. El Dragón comentaba:

-Sí, hermano, a Juanito Piña lo trae su mamá a la escuela y le quita el babero en la puerta. Viene en la diligencia del jamelgo bayo. El automedonte le abre la puerta de la jaula, lo sube a la a1cándara y lo lleva derecho a casita. Vive completamente en la época teológica, hermano.

-j Eh ! hermano teológico -le gritaba desde el corredor a Juanito Piña- ¿cómo está el jamelgo desvelado?

-Oye, hermano -le decía a Chavo Cardona delante de un grupo de compañeros- ya te vi siguiendo a la ninfa del perfil griego. Te gastaste los seis centavos del tranvía para irle viendo los tirabuzones dorados desde la plataforma. No seas metafísico, hermano, no vivas en lo abstracto.

Pero había todavía otra clase de metafísicos.

-Oye, hermano -me explicaba confidencialmente el Dragón-, le propuse un negocio limpio al Manario Eleuterio (Pedro de San Ciprián). Le han dado en su casa cincuenta pesos para comprar sus libros de texto. Le revelé las ventajas de la civilización; lo impresioné con el incendio de la biblioteca de Alejandría; los helenos recogiéndose la toga para no quemarse y Tolomeo gritando “¡ Fuego, que se hacen barbacoa los pergaminos sagrados!” Le hice ver la utilidad de las bibliotecas y la inutilidad de comprar libros. Le dije que me dejara un poco de tiempo y yo le conseguiría los libros que necesita y una solución química para borrar los sellos delatores. Todos estos servicios por veinte pesos. Pero es un metafísico. No aceptó un negocio en que se ganaba treinta del águila. Es una inteligencia que rechina para llegar a lo complicado. Plena era metafísica, hermano.

Todos los que le prestábamos dinero pertenecíamos, en cambio, a la era positiva. Daba gusto, en su opinión, tratar con personas que “respiraban a pulmón inflado la atmósfera del positivismo reinante”.

Después de la lección inaugural, el interés del Dragón por la Lógica empezó a declinar. Las explicaciones que seguían en el texto del Dr. Parra no eran ya tan fácilmente aplicables a la vida práctica como aquella lúcida clasificación de lo teológico, lo metafísico y lo positivo. El Dragón no consideraba necesarias tantas complicaciones para razonar bien. Conforme aumentaba la dificultad de las lecciones se fue alejando de las primeras filas de la clase hasta acogerse al estrado, que se levanta como a un metro del suelo, en uno de los extremos del aula que lleva ahora el nombre de Justo Sierra, porque en ella dio clase este ilustre historiador.

Esa aula espaciosa está en el patio del Colegio Grande, en la planta baja, al lado poniente y corre paralela al corredor. Se le amplió la puerta y se le dio luz por unas ventanas después de la restauración de la República, en 1868. Frente a la ancha puerta, que se abre en la parte media de la sala,

se levantaba, sobre una plataforma no muy alta, el’ escritorio del profesor. Frente a él se alineaban algunas docenas de alumnos, y el resto -que eran la mayor parte- se distribuían a su izquierda, sobre un piso de cemento que estaba al nivel de la entrada, y a su derecha, en un estrado levantado como a un metro del suelo y que cubría totalmente el extremo sur del aula.

Cabían en aquel estrado como ocho o nueve filas de sillas, en las que se podía acomodar la quinta parte de la clase. Era un lugar estratégico, porque el profesor desde su plataforma, apenas podía distinguir a los de las dos primeras filas. A partir de la tercera todos quedaban ocultos a la vista del profesor. El estudiante que no sabía la lección podía negarse a responder cuando le pedían la clase, aun después de haber contestado la lista de asistencia. El estrado era el lugar ideal para conversar -en voz baja-, leer y dormir. En ese lugar muchos de mis compañeros devoraron, según sus inclinaciones personales, Las desencantadas, Humo de opio, Los civilizados, Ana Karenina, La vida de Jesús, de Strauss, Los trabajadores del mar o las Aventuras de Sherlock Holmes. Otros reponían tranquilamente el sueño perdido en las parrandas de la noche anterior. No todos tenían la excelente hoja de servicios del famoso Gutiérrez, que podía permitirse el lujo de dormir en primera fila ocultos los párpados caídos por sus gafas de humo de Londres.

El estrado era un verdadero paraíso, desde el que se oían las frases que cambiaban el profesor y los alumnos sobre los silogismos y sus modos. El profesor, con rara agudeza, optó por desentenderse por completo de aquella sección de la clase.

Pero cuando el Dragón, arrojado por las complicaciones del texto del Dr. Parra, ascendió al estrado, empezó para este paraíso una época de Sturm und Drang, para decirlo con claridad. El Dragón no podía conversar en voz baja, no dormía y no gustaba de la lectura cuando se podía hacer otra cosa. Empezó. por lo pronto, a inquietar a los demás. Hacía un rollito de cartulina y con él exploraba las narices o los oídos de los que dormían. Hacía bolitas de papel que arrojaba a los que estaban entretenidos en cautivadoras lecturas. Este procedimiento, que no perturbó bastante a los destacados, lo perfeccionó después llevando en los bolsillos, al entrar a la clase, algunas hojas de periódicos húmedos, con los que fabricaba, con gran habilidad plástica, proyectiles que eran más efectivos y que a veces se quedaban pegados en la cara o en el cuello de sus víctimas. No tuvo dificultad en perfeccionar sus armas y un buen día llegó con una cerbatana y dirigió sus ataques de bolitas de migajón a los dormidos, a los que leían y aun a los que conversaban.

La conducta del Dragón indignó a los usufructuarios de aquel paraíso. Temieron que el sistema de delación provocara medidas disciplinarias que hicieran perder definitivamente a todos las ventajas de aquel refugio. Las cerbatanas de los más beligerantes principiaron a sembrar el desorden. Como las ligas de complicidad impedían la delación, se ‘llegó a un sistema de justicia primitiva. Y la sociedad del estrado, sujeta apenas a un poder público, cayó en la era teológica en la que las cosas concretas se dirimían sin abstracciones. Los estudiantes del Estado de Chiapas, cuyo nombre pertenecía a la época más brillante de la historia griega y sus apellidos a las más remotas provincias vascongadas (Sócrates Lizárraga, Hornero Incháustegui, Platón Larrañaga) y que vivían generalmente bajo la impresión de que Pierre Loti era el mayor escritor de todos los tiempos, solían ganar su tranquilidad fuera de clase luchando con los puños o amenazando con represalias.

Fuera del grupo de los chiapanecos, a quienes se les dejaba que almacenaran tranquilamente, en las páginas de la Muerte de Philae, odios africanos contra los ingleses, los demás vivían en una vorágine florentina: o se defendían con sus propias armas o abandonaban el estrado para sufrir la vigilancia cariñosa del profesor. Los ataques y las represalias empezaron poco a poco a suspender las lecturas y a interrumpir los sueños. Primero que nada había que defender -sin recurrir al poder público- los derechos de paz y tranquilidad de aquel paraíso. El desorden necesario para lograr este fin crecía de clase en clase. A las cerbatanas contestaron otras cerbatanas; las pelotillas de papel húmedo volaban de un lado a otro y hasta la moneda, como en ciertos momentos dramáticos de la historia, llegó a convertirse en proyectil. Los grandes centavos del siglo XIX cuando daban en el blanco provocaban coléricas represalias. La cátedra, entre tanto, seguía penosamente, ignorando aquel escándalo. Sólo una vez llegó a suspenderse la batalla cuando el Dr. Parra preguntó en voz alta después de un acceso de tos:

-¿ Bárbara. . . ?

Todos creyeron que se iba a referir a la conducta del estrado, pero cuando se supo que esa palabra ruda se relacionaba con alguna de las formas del silogismo, re comenzó la batalla.

El último encuentro en el estrado -ya incorporados a la lucha los más feroces elementos de Chiapas y Guerrero, a los que por casualidad habían tocado algunos proyectiles- fue tremendo. No bastaron los garbanzos, las bolas de papel mascado ni los centavos. Se tomaba la hoja de un periódico, se le prendía fuego disfrazando con una tos seca el rascar del fósforo, y se le ponía bajo la silla o cerca de los pies a la víctima, o bien se arrojaba valientemente al centro del grupo atacante. De uno a otro lado de aquel pequeño espacio volaban los periódicos encendidos. Ese medio de combate, dentro de una clase y ante la presencia del profesor, no dejó de producir sensación. Ruido de sillas, movimientos violentos y luego una calma artificial y un silencio cargado de temor. Fue la última batalla. La terrible guerra para que el estrado recobrara su antiguo carácter de paraíso -biblioteca-paraíso-, no se decidió nunca.

No se decidió nunca porque todo cambió. El profesor y los habitantes del estrado. Cuando murió el Dr. Parra el Lic. Antonio Caso lo sustituyó en la clase de Lógica. Caso era un filósofo joven e inquieto; un orador brillante, un hombre moderno y un profesor elocuente. Muchos le admirábamos, pero le sorprenderá saber que aquel primer año no fue del todo popular como continuador del Dr. Parra.

Los alumnos estudiosos aprendían de memoria la Lógica inductiva y deductiva, como un artículo de fe. Era una doctrina sólida, consistente, sin cuarteaduras. No había que saber más de lo que decía el texto. Casi no había que pensar. Todo estaba allí. ¿Por qué venía Antonio Caso a despertar inquietudes? ¿Qué derecho tenía para anunciar, así a medio año y sin decir agua va, que la era positiva había terminado hacía mucho tiempo? ¿ Por qué no guardar esa mala noticia a los alumnos del siguiente curso? Y todos aquellos problemas que el Dr. Parra demostraba que nuestra época había resuelto con tanta seguridad ¿por qué plantearlos de nuevo con sus viejas dudas y sus novísimas soluciones que todavía no entraban en los libros de texto? Es cierto que todas aquellas inquietudes provocaban útiles reflexiones, pero ¿qué derecho tenía Antonio Caso de hacernos pensar cuando los alumnos de la Escuela Nacional Preparatoria habían aprendido siempre la Lógica sin ret1exionar?

Ésta fue la razón fundamental porque cambió la población del estrado. Con la injusticia de las generalizaciones históricas se puede decir que, al llegar Caso, la población del estrado bajó a la planicie, y la de la planicie subió al estrado. Esto es inexacto, entre otras cosas, porque en el estrado no cabe más que la quinta parte de los alumnos que pueden acomodarse en la planicie. Pero la afirmación tiene un valor simbólico. Los del estrado, los que antes dormían, o leían a Conan Doyle, Loti, Renan, Strauss, Tolstoy y Farrere, dedicaron después toda su atención a oír a Caso. Y los estudiantes que lo poblaban ahora ni dormían ni leían. Durante aquel año se perdió la noble tradición del estrado. Ignoro si se recuperó después.

El Dragón fue el único de los antiguos pobladores del estrado que no quiso bajar a la planicie. Se quedó en su quinta o sexta fila; pero ya quieto. y como su honor de caballero no lo obligaba a defender sus fueros, ni su ingenio podía ya ejercitarse en nuevas estratagemas de guerra, dejó de asistir a clase. Lo vi poco durante ese curso.

Al fin de año llegaron los exámenes.

Una noche se presentó el Dragón en mi casa. Venía a cenar, a fumar mis cigarrillos y hacerme una confesión. Lo habían reprobado en el examen.

-Me “tronaron” en Lógica, hermano. La ciencia está de duelo.

No me sorprendió. Algunas veces había estudiado con él y me maravilló su capacidad para confundir y enredar lo más claro. Tenía una mentalidad maliciosa y le era imposible creer que las cosas eran exactamente como lo decía el libro de texto. A fuerza de querer pasarse de listo y de no dejarse engañar por el autor, tergiversaba siempre la doctrina expuesta. Me interesé por saber qué había pasado. Sin dejar de comer empezó a narrarme el caso con su estilo pintoresco. Al jurado, compuesto de tres profesores, lo llamaba la Santísima Trinidad.

-Legué, hermano, ante la Santísima Trinidad. Había hecho mi prueba escrita sobre el silogismo. Bastante bien. Puse todo aquello de que si algunos ornitorrincos son cucurbitáceas y si todas las madréporas son fungiformes, una que otra fungifomépora resultará cucurbitorrinco, etc. Todo destilando sabiduría, ciencia pura. Me sentía Darwin recorriendo el teclado de la naturaleza en la sinfonía del pitecántropo. Te juro que había estudiado. A mi lado era una piñata de colores la estatua del ilustre profesor de Aberdeen. “Siéntese usted señor” -me dijo uno de los sinodales, el Hijo de la Trinidad.

-”Vamos a ver. Ficha número nueve.”

-No la sabía bien, porque a mi libro le arranqué esas  hojas para el memorable sitio de Bachimba (Uno de los más reñidos encuentros del estrado.) Después otra ficha. Lo hice bien. Creyeron que me estaba burlando de ellos. ¿No es correcto decir el señor Aristóteles, el señor Sócrates y el señor Platón? Por mostrar cortesía con la antigüedad se me amoscaron los contemporáneos. Uno de los compañeros de la Santísima Trinidad estaba leyendo mi prueba escrita. No despegaba los ojos de ella: la estaba deletreando Ya te digo que destilaba ciencia pura. Era mi tabla de salvación. Por más mal que lo hiciera en la prueba oral, la prueba escrita me salvaba. Después de no haber hecho comprender al Padre Eterno, por más que se la expliqué, una de esas frases que dijo don Aristóteles en un rato de oscuridad y que han llegado hasta nosotros sólo porque la gente era muy ociosa en la antigüedad, me dijo: “Está bien, señor”, y me pasó al Espíritu Santo.

Cogió otro de mis cigarrillos, y se guardó uno de los plátanos del frutero, explicando que lo utilizaría como pistola por si alguien lo asaltaba, y continuó:

-¿Qué crees que me preguntó el Espíritu Santo? -No sé.

-¿ Qué te figuras que me preguntó?

Insistí en que no sabía.

-j No hay justicia sobre la tierra!

-¿Te preguntó que si había justicia en la tierra? -No, hombre -dijo el Dragón quitándose los lentes y rascándose la cabeza con un gesto que le era habitual. -Eso hubiera sido fácil de responder. Yo le hubiera dicho: “Sí, señor, hay justicia en la tierra, pero hace falta que baje al suelo, que llegue al proletariado.” ¿Qué te parece la frase? ¿Buena, eh? La voy a lanzar a la circulación en mi próximo discurso. . .

-Pero, en fin ¿ qué te preguntaron? -le interrumpí.

-¿Qué me preguntaron? Todo el programa de la

Escuela Nacional Preparatoria. En mi prueba escrita había dado ejemplos de todas las formas del silogismo. Aquello era una enciclopedia. Lo del señor Aristóteles y lo del señor Sócrates le cayó en gracia a la Santísima Trinidad y me empezó a preguntar: -”¿Sabe usted si el señor Ornitorrinco está emparentado con las señoras Papaveráceas ?” Yo le dije modestamente que no lo sabía. Entonces el Espíritu Santo me lanzó una mirada que no era de paloma y rugió: -”¿Por qué los emparenta usted entonces?” ¿ Yo? -le contesté, lavándome las manoplas en la jofaina de Pilatos. -”Sí señor, usted.” Derramé sobre aquel cargo gratuito un silencio untado de dignidad. El profesor trinaba como pajarito al rojo blanco y me preguntó con voz de trueno: -”¿Conoce usted a las señoras cucurbitáceas?”

Soltamos una carcajada. El Dragón hizo en el aire un largo ademán de protesta y regocijo. Cuando pudo hablar dijo:

-¡Mira que un profesor hablando en el examen de las señoras cucurbitáceas!

(Las señoras cucurbitáceas era un circunloquio estudiantil para designar ciertas señoras, algunas de las cuales eran verdaderamente cucurbitáceas, pero todas fácilmente asequibles en el mercado del placer.)

-Yo no contesté –continuó el Dragón- porque aquello no estaba en el programa de Lógica. El profesor, sin esperar mi respuesta, siguió atacando a fondo.

-”¿Por qué dice usted entonces que todas las madréporas son cucurbitáceas?”

-y el Padre Eterno, echándose sobre el pupitre, se me quedó mirando fijamente. Comprendí que había algún error. Confusión de Universal con Particular. Un desliz. -Maestro -le dije- yo quise decir simplemente que “algunas madréporas son cucurbitáceas”.

Solté de nuevo la carcajada. Todavía no me explico cómo el Dragón con su agudo instinto dialectal tuvo el valor de escoger aquel ejemplo que, además de su inexactitud, aun en la forma relativa que le había dado, no perdía su doble sentido.

-y entonces, hermano, el profesor temblando de cólera me preguntó: -”¿Qué madrépora? ¿La de usted o la mía?”

-No señor, ninguna de las dos -le contesté-.

La madrépora en general.

Y rió con una risa que mostraba que estaba más feliz de aquella ocurrencia que si hubiera salido aprobado con las mejores calificaciones.

-Después me pidieron que saliera inmediatamente del salón. Y así lo hice.

Se me quedó mirando. Tomó un bocado y untó un pan con mantequilla. Después, como resumiendo sus experiencias; continuó:

-Es el instinto lo que vale. Yo ya presentía que no estaba bien eso de mencionar a las cucurbitáceas. Pero ¿no es un término científico?

-Una familia de dicotiledóneas.

-Bueno i primero la familia y luego la madrépora! -y lanzó una carcajada deteniéndose los anteojos para que no cayeran en el plato. Cuando terminó de reír, explicó:

-No, hermano, el instinto es lo que vale. Aquello de horno sapiens pasó a la historia. Ahora es la época del horno faber. “Estos, faber ¡ay! dolor que ves ahora…” La verdad vale si sirve. Pragmatismo. Struggle tor life. ¿ Qué ganas con saber qué es una cucurbitácea? En resumidas cuentas ¿qué diablos es una cucurbitácea?

-Por ejemplo, un melón.

-Ahí tienes. ¿Te apuesto a que el compañero

Espíritu Santo no sabe conocer un buen melón? y, todo ese escándalo por las cucurbitáceas. ¿Para qué le sirve saber lo que son las cucurbitáceas si cuando compra un melón se lo dan verde? Ni siquiera lo ha de saber partir. Y se indigesta con el melón verde mientras se tutea mentalmente con la distinguida familia de las cucurbitáceas. Hay que buscar lo positivo; pero no con silogismos -agregó como escaldado-. Intuición, la intuición es lo que vale.

Y levantándose de la mesa y adoptando un gesto de orador en la tribuna, como era su costumbre cuando creía haber encontrado una frase lapidaria, declamó:

-Sobre el enjambre casuístico de las finalidades escolásticas o materialistas, la flecha estratégica del impetuoso instinto. . .

Meditó un poco, y después:

-No…

y recobrando el gesto oratorio, terminó:

-. .. la flecha encendida del implacable instinto.

¿ Está bien, eh? Rotunda.

y luego en tono familiar agregó, disponiéndose

a partir:

-Hermano, me llevo tu tranca para espantar a los perros. Al can que se me eche encima no lo vuelve a ver su madrépora.

Y rió como un desaforado. Se oían sus carcajadas todavía cuando cerró la reja.

Nunca me llegó a devolver mi bastón.

Los comentarios están cerrados.